946 000 311 - 617 142 788 villanuevarakel@gmail.com

Comenzaré este artículo contando una pequeña historia personal.

Una mañana estaba con mi hija de 12 meses en casa, ella jugaba en la alfombra del salón mientras yo hacía pequeñas tareas domésticas vigilándola en silencio. De repente, ella dejó sus juguetes y comenzó a jugar con la televisión, yo me acerqué para explicarle que eso no se hacía, ella volvió a sus juguetes y yo a mis tareas.

 

LA SALUD MENTAL

Comenzaré este artículo contando una pequeña historia personal.

Una mañana estaba con mi hija de 12 meses en casa, ella jugaba en la alfombra del salón mientras yo hacía pequeñas tareas domésticas vigilándola en silencio. De repente, ella dejó sus juguetes y comenzó a jugar con la televisión, yo me acerqué para explicarle que eso no se hacía, ella volvió a sus juguetes y yo a mis tareas. Al poco tiempo, regresó a la televisión y me acerqué de nuevo para estar con ella. Observé que cada vez trataba más de jugar con la televisión que con sus juguetes, mi bebe de 12 meses había aprendido que una buena manera de que su mamá estuviera con ella era hacer algo inapropiado, pues de lo contrario, no conseguía la misma atención.

Entonces comprobé aquello que siempre trato de explicar a los padres que vienen a la consulta por el mal comportamiento de sus hijos: ellos solamente están llamando nuestra atención, y si lo hacen es porque nos necesitan.

El malestar psicológico en los niños es difícil de detectar, por esto debemos prestar atención a manifestaciones exageradas de enfado, miedo, tristeza, cambios repentinos en su comportamiento, en el patrón de sueño y en el apetito.

Como padres no somos culpables de los problemas que sufran nuestros hijos, pero sí responsables y debemos protegerlos buscando ayuda cuando sospechemos que pueden estar sufriendo algún problema psicológico. De especial importancia es buscar esa ayuda también cuando se trata de un trastorno de conducta como los celos o las rabietas que puedan desencadenar conductas agresivas, pues en estos casos podemos pensar que es necesario un cambio por tratarse de conductas inadecuadas pero, al ser el niño el que molesta o ataca, se nos olvida que él también está sufriendo.

Los problemas de conducta en los niños suelen ser manifestaciones de que algo no marcha bien. Siempre que un niño presenta una conducta inapropiada está pidiendo ayuda para dificultades que puede tener en sus relaciones con la familia, los compañeros o el colegio. Como ya se ha comentado, esto no quiere decir que la culpa de lo que le sucede a nuestros hijos la tengamos nosotros ni tampoco que seamos malos padres, lo que necesitamos es el apoyo de un profesional que nos ayude a entender la situación, nos explique por qué sucede y nos oriente sobre el modo adecuado en que debemos comportarnos para que esta cambie. Sin embargo, en estos como en otros problemas psicológicos, por tratarse de dificultades cotidianas nos cuesta pedir ayuda, pues creemos poder solucionarlas nosotros o que cambiarán cuando el niño crezca. El riesgo es que esto a veces no suceda y las conductas inapropiadas se van cronificando y volviéndose cada vez más graves, hasta que nos encontramos con un adolescente que puede con nosotros porque se ha hecho más fuerte tanto física como mentalmente.

¿Necesitas que te ayude?, escríbeme

Estoy cerca de ti

Los motivos para una consulta son tan variados como las personas.

Estoy cerca de ti. La consulta está ubicada en Galdakao y presto servicios también a las localidades de Bilbao, Basauri, Amorebieta y Durango.

Estoy cerca de ti

Los motivos para una consulta son tan variados como las personas.

Estoy cerca de ti. La consulta está ubicada en Galdakao y presto servicios también a las localidades de Bilbao, Basauri, Amorebieta y Durango.

Estoy cerca de ti

Los motivos para una consulta son tan variados como las personas.

Estoy cerca de ti. La consulta está ubicada en Galdakao y presto servicios también a las localidades de Bilbao, Basauri, Amorebieta y Durango.